Etiquetas

martes, 21 de abril de 2015

Don Arturo Frondizi

Orador brillante, intelectual lúcido, austeridad republicana, proyecto nacional de país, generosidad para trabajar por la unidad de una Argentina entonces fragmentada son parte de los valores y personalidad política de don Arturo Frondizi.

Para muchos -historiadores, economistas y analistas políticos prestigiosos-, su modelo de desarrollo económico y social sustentable fue el último proyecto nacional que se ofreció a los argentinos.

El mandato de Frondizi, quien accede a la presidencia en 1958 y con el peronismo proscripto, sufrió alzadas militares, que tuvo que ir superando con negociaciones permanentes con el poder militar y económico de turno.
Pero eso no le impidió trazar un perfil del país que imaginó, desbordante de energía, siderurgia, química pesada, celulosa, petróleo, gas, redes viales, papel, caminos, educación, cultura.

Fue quien impulsó la modernidad cuando aún no era conocida como factor de crecimiento y fortalecimiento institucional.

Desde su pensamiento estratégico, buscaba superar falsas contradicciones políticas, entendiendo que integración social e inversión, eran dos caras de la misma moneda: el desarrollo social y económico sustentable.

Hoy muchos dicen ser desarrollistas, parece que es “políticamente correcto”. Pero unos no entienden la importancia que su fundador daba a la necesidad de consensuar intereses para construir proyectos públicos de largo plazo. Y otros que para integrar en el objetivo común del desarrollo económico y social
sustentable hace falta que el primer paso lo den los políticos que hoy dicen nutrirse de este pensamiento, construyendo espacios políticos amplios con grandeza y generosidad, para que una mayoría electoral democrática pueda continuar la senda marcada por este hombre que sin dudas honro la actividad política pensando siempre en el bien común antes que en él propio.

Melchor Posse, Alfredo Allende y muchos dirigentes desarrollistas nos trasmitieron esos valores que tratamos de llevar adelante en nuestra participación política y pública. En el 20° aniversario de su fallecimiento, queremos confirmar nuestro compromiso por el respeto de las instituciones democráticas, que se enriquecen con el debate y la discusión, pero nunca con las divisiones y el enfrentamiento.



1 comentario :